Imprimir
ORIGENES Y DESARROLLO DE LA REHABILITACIÓN EN EL URUGUAY.

Es sabido que el origen de la Rehabilitación como Especialidad Médica estuvo vinculada a hechos históricos que promovieron una gran número de discapacidades, tales como la 1er. y 2da. Guerra Mundial en la primera mitad del siglo pasado, así como la epidemia de poliomielitis.

En Uruguay, la Rehabilitación remonta sus orígenes a la década del 40 del siglo pasado. Un devenir de situaciones y acontecimientos y las acciones de destacadas personalidades de la Medicina Nacional abrieron camino para la determinación de una nueva especialidad en el país.

El aporte de un grupo de destacados profesionales uruguayos con formación médica en el exterior, y la oportuna, decidida e inteligente acción de otros que supieron desde adentro entender la realidad mundial y la necesidad nacional de contribuir a la atención sanitaria asistiendo a la discapacidad, son los gestores de la Física Médica como Especialidad en el año 1947, hoy denominada Rehabilitación y Medicina Física por la Cátedra responsable de la misma y la Escuela de Graduados de la Facultad de Medicina de la Universidad de la República.

Es así como en los comienzos el Dr. Benatti, con formación en la Escuela Francesa de Medicina, aportó los conocimientos adquiridos respecto a la electrofisiología, facilitando posteriormente la creación en Montevideo del Laboratorio de Electrofisiología.

Del mismo modo el Dr. Pedro Rivero Arrarte formado en Alemania, aportó a su regreso conocimientos respecto a Terapias Físicas y la Balneoterapia en las enfermedades reumáticas. Posteriormente publicó en España el libro Medicina Física en la Editorial Salvat en el año 1969. Sus aportes se encaminaron a través de la creación de la Sociedad Uruguaya para el Estudio del Termalismo.

El Dr. Mario Cassinoni inicia una brillante carrera docente en Fisiología en el año 1931. Accedió por concurso a la jefatura del Laboratorio de Electrología del Instituto de Neurología en 1937. Posteriormente fue Jefe del Instituto de Radiología en 1946. Culmina su carrera docente como Profesor Titular de Física Médica en 1947, cargo al cual fue designado por unanimidad, creándose una nueva Especialidad Médica, que en 1948 recibió la denominación de Física Médica y Rehabilitación. En mayo de 1949 fue electo Decano de la Facultad de Medicina y en 1956 Rector de la Universidad de la República, cargo que ejerció hasta 1964. Falleció joven a los 57 años en junio de 1965.

Ya creada la Especialidad, se destacaron dos médicos que accedieron a la adscripción en la misma, el Dr. Álvaro Ferrari Forcade y el Dr. Carlos Finocchietti Becerra. Al fallecer el Profesor Mario Cassinoni, quedó al frente de la Cátedra de Física Médica y Rehabilitación el Dr. Álvaro Ferrari Forcade.

El Dr. Carlos Finocchietti desarrolló más los aspectos de la Física Médica y de la Electrología. Desarrolló sus funciones en el Servicio de Física Médica y Rehabilitación y en el Instituto de Traumatología y Ortopedia.

El Dr. Álvaro Ferrari Forcade hizo grandes aportes a la Rehabilitación. Realizó varios cursos en el exterior, y fue una figura muy reconocida en Latinoamérica por sus aportes a la Especialidad. Tuvo gran inclinación por el Laboratorio de Estudios Eléctricos y así fundó el propio del Servicio de Física Médica y Rehabilitación, y comenzó a realizar electromiogramas aproximadamente en 1960.

La demanda de valoración funcional, fue comprendida y atendida en Uruguay en la década del 60, por el Prof. Dr. Álvaro Ferrari Forcade a través de una propuesta de aspecto piramidal que califica y registra la situación clínica funcional del paciente considerando tres áreas básicas: somática, psicológica y social, asignándole a cada una de las categorías de estas áreas una determinada calificación, de tal modo que los resultados expresan en un gráfico el "perfil de discapacidad" del paciente, permitiendo además perfilar el pronóstico funcional final. Desde entonces se creo el primer instrumento latinoamericano de valoración funcional, que quizá por la precocidad de su implementación no fue comprendida en su totalidad, razón por la cual no trascendió como lo harían otros instrumentos posteriores.


Contemporáneamente, se perfila como una destacada personalidad en la Especialidad para nuestro país y con trascendencia internacional, el Dr. Francisco De Castellet, con total dedicación a la Ortopedia y Rehabilitación Pediátrica, sin dejar de reconocer los importantes aportes que impulsaron el desarrollo de la Especialidad en otros aspectos.

Previa a la dictadura militar, de inicio en la década del 70, se gestó la Sociedad Científica de la Especialidad que interrumpió sus actividades por razones políticas de la época y esperar un momento más propicio para su desarrollo.

No obstante estos inconvenientes, y bajo la presidencia del Dr. Álvaro Ferrari Forcade, Uruguay fue sede del III Congreso de la Asociación Médica Latinoamericana de Rehabilitación (A.M.LA.R.) en el año 1969.

En 1973 se publica el primer y único texto nacional de la Especialidad. Me refiero a "Fisiatría. Seimiología, Fisioterapia y Rehabilitación", autoría del Dr. Álvaro Ferrari Forcade y del Dr. Francisco De Castellet. Esta publicación es de gran valor en el camino de desarrollo de la Especialidad, está basada en conferencias, trabajos y publicaciones de los autores, consultas bibliográficas, y por sobre todo en el material docente acumulado durante muchos años de actividad en la enseñanza de la Fisiatría desde la Cátedra de Medicina Física y Rehabilitación. La estructura de esta obra considera las recomendaciones de la Reunión de Expertos celebrada en Santiago de Chile en 1969, patrocinada por la OPS y OMS, donde se establecieron los aspectos básicos y marginales que comprende el área de la Fisiatría. La magnitud de esta obra ha trascendido los tiempos y sigue siendo lectura obligatoria en todos aquellos que acceden a la Especialidad. El prólogo de este texto fue escrito por el Dr. Joaquín Eugenio Rezende de Brasil, presidente de A.M.LA.R. en ese entonces donde califica a los autores como "dos batalladores incansables de la Rehabilitación".

Física Médica, Física Médica y Rehabilitación, Fisiatría, Medicina Física y Rehabilitación, Rehabilitación y Medicina Física, muchas denominaciones para una sola Especialidad, que sin dudas no ha sido un beneficio, y que ha pesar de los esfuerzos de un consenso, aun hoy sigue persistiendo la multiplicidad de nombres.

El 6 de Agosto de 1981, se retoman las acciones promotoras de la Sociedad Científica y se lleva a cabo la Asamblea Fundacional de la Sociedad Uruguaya de Médicos Fisiatras (S.UR.ME.FI), bajo la presidencia del Dr. Carlos Finocchietti Becerra y actuando como secretaria la Dra. Lina Alfonso, teniendo como objetivo fomentar el desarrollo, perfeccionamiento y difusión de la especialidad, a través de la constitución de una Sociedad Científica, promoviendo actividades científicas nacionales, participando en eventos científicos internacionales e interactuando con la Cátedra de Rehabilitación y Medicina Física en el desarrollo de la Especialidad. Actualmente S.UR.ME.FI. se encuentra abocada a ser reconocida como organismo acreditado en Educación Médica Continua ante la Escuela de Graduados de la Facultad de Medicina de la Universidad de la República.

En el transcurso de la historia, cabe destacar las acciones del Dr. Carlos Finocchietti Becerra y posteriormente de la Dra. Lina Alfonso al frente de la Cátedra de la Especialidad. La Dra. Lina Alfonso, en la década del 80 y 90, tuvo una importante gestión en la cual, y junto a su equipo de docentes, promovió y fortaleció los vínculos de la Fisiatría con las otras especialidades médicas y quirúrgicas, impulsando el desarrollo de la Especialidad a través de la difusión de los aportes que ésta podría brindar a las otras en beneficio del paciente.

La gestión de la Prof. Dra. Lina Alfonso es continuada actualmente por el Dr. Juan Lacuague, en ejercicio al frente de la Cátedra de Rehabilitación y Medicina Física. El actual cuerpo docente ha redefinido en los últimos años el Perfil del Médico Rehabilitador a través de la adecuación del programa de formación y acreditación del Especialista según las exigencias de los tiempos que transcurren. De este modo el Médico Especialista en "Rehabilitación y Medicina Física" (según programa establecido y aprobado en el año 2002. Cátedra de Rehabilitación y Medicina Física. Facultad de Medicina. Universidad de la República), será capaz de:

1. Identificar y evaluar en forma integral los procesos discapacitantes.

2. Elaborar un programa terapéutico con acciones de prevención de ulteriores deterioros en el área somática, psíquica y social.

3. Implementará y coordinará acciones para compensar las funciones perdidas mediante su reeducación o la sustitución por las más indemnes, teniendo como objetivo reintegrar al individuo al medio, con el mayor nivel de independencia posible.

4. Tendrá la habilidad y destreza de prescribir, dirigir y supervisar los diferentes procedimientos de la medicina física y la reeducación terapéutica, haciendo uso de recursos médicos, técnicos, familiares y de la comunidad.

5. Trabajará con un equipo interdisciplinario de expertos en varios campos: enfermería, Terapia Física, Terapia Ocupacional, Psicología, Servicio Social Especialistas en trastornos del lenguaje y déficit cognitivos, y otros.

6. Tendrá un especial entrenamiento en la terapéutica por el ejercicio y modalidades físicas, prescripción de prótesis, ortesis y ayudas técnicas, en el uso adecuado de tecnología en rehabilitación. Estará entrenado en el uso y aplicación de instrumentos de valoración funcional y calidad de vida. Asimismo tendrá un especial entrenamiento en Estudios de Electrodiagnóstico.

7. Se iniciará en el área de investigación en ciencias básicas, medidas de resultados de procedimientos e intervenciones terapéuticas, y tecnología aplicada.

8. Manejará los conceptos básicos de administración y gestión de servicios de Rehabilitación en todos los niveles de atención.

 

Prof. Dra. Lina Alfonso

Dr. Hugo Núñez Bernadet